El travelogue y la fascinación por la máquina